Florpedia

Rosas 
Cuidado de las rosas 
Cuidado de las rosas en miniatura 
Cuidados de los rosales 
Cuidados de rosas 
Dibujos de rosas 
Fotos de rosas 
Historia de las rosas 
La Rosa de Mosqueta 
Las etapas de los rosales 
Plantar rosales 
Ramos de rosas 
Rosa de navidad 
Rosa de porcelana 
Rosa del desierto 
Rosa inglesa 
Rosal enano 
Rosas azules 
Rosas negras 
Rosas rojas 
Significado de las rosas 
 
Secciones de Florpedia

Árboles y arbustos 
Bonsáis 
Césped 
Claveles 
Flores 
Jardín 
Orquídeas 
Plantas 
Plantas de interior 
Plantas exóticas 
Plantas medicinales 
Plantas suculentas 
Ramos de flores 
Rosas 
Florpedia en Facebook
Florpedia en Google+
Florpedia en Twitter

La Rosa de Mosqueta

La Rosa de MosquetaLa rosa de mosqueta, mosqueta, eglanteria, orubiginosa es un arbusto silvestre que pertenece a la familia de las rosáceas y es popular por su infinidad de propiedades y empleo en la medicina.

Sus esencia se encuentran en sus semillas, de las cuales se produce un aceite ampliamente conocido por su capacidad regenerativa y rejuvenecedora.  Por lo cual, la rosa de mosqueta es muy empleada para el tratamiento de la piel y en la industria cosmética.

Numerosas investigaciones comprobaron que, tal como conocían los pueblos antiguos, la mosqueta es un regenerador natural, antioxidante, hidratante, nutritivo, reafirmante, reparador y repigmentante.

CARACTERÍSTICAS

La rosa de mosqueta es un arbusto de tallos delgados, flexibles y curvos, que se encuentran tapizados de espinas de color violáceo. Pude llegar a medir más de dos metros de altura, y sus hojas son alternas, y se componen por cerca de nueve foliolos y bordes serrados.

Por su parte, las flores poseen cinco pétalos libres, y sus colores varían de rosado a blanco, y pueden presentar color almizclado. Crecen en espigas y los estambres advierten un intenso color amarillo.

La mosqueta florece una sola vez por temporada. Y da un fruto cinorrodón, de forma ovoide y color rojo o naranja. El mismo posee restos de sépalos espinosos, de 1 a 3 cm de largo, en su extremo.

Originaria de Europa Central, se cultiva en Polonia, los Balcanes, Hungría, Rusia y el Cáucaso. Igualmente, es posible encontrarla en África, en India, y en América del Sur (Chile).

PROPIEDADES

La rosa de mosqueta se emplea, con buenos resultados, para cicatrizar heridas, borrar estrías, atenuar arrugas, eliminar manchas en la piel, y mejora la piel en caso de quemaduras.

Y es que de la semilla de la mosqueta se extrae un aceite amarillento reconocido por sus potencialidades regeneradoras y rejuvenecedoras. Dicho líquido es empleado además en la prevención del cáncer de piel provocado por la sobreexposición al sol.

Hasta el momento el aceite de mosqueta es el regenerador de piel más efectivo que se conoce y es que los ácidos grasos que lo componen aceleran el ritmo de regeneración y reparación. Por tal motivo, los doctores cirujanos la recomiendan tras intervenciones quirúrgicas, para combatir quemaduras, cicatrices, estrías, úlceras por decúbito, y arrugas.

Asimismo, la flor en cuestión estimula la producción de colágeno y elastina. Y es que penetra la piel y vigorizar los fibroblastos, células dérmicas productoras de colágeno y elastina.

La flor de mosqueta atenúa cualquier cicatriz por antigua que sea. Es oportuna aplicarla queloides, marcas producidas por acné o varicela, un trasplante de piel, en las secuelas de una operación quirúrgica o de un accidente.

El aceite de rosa mosqueta favorece la hidratación profunda de la piel, con énfasis en las manos, talones y codos, y en todas aquellas zonas sensibles a arrugas o asperezas.

Por otra parte, el empleo diario de ese aceite retarda la aparición de arrugas, así como atenúa aquellas poco profundas y las líneas de expresión. Estimula la autogeneración de melanina, con la cual la piel se muestra más fresca y joven.

De igual forma, el aceite de mosqueta regula el ritmo de microvascularización, y, por tanto, el flujo sanguíneo y la reposición de sustancias nutricionales de las regiones donde se aplica.

También es un antiinflamatorio de los tejidos y concede energía metabólica a las células. Asimismo, es un reparador natural del cuero cabelludo y del cabello. Es ideal para mejorar los pelos secos, teñidos o dañado por el sol, el cloro, y el frío.

APLICACIÓN EN LA PIEL Y EL CABELLO

Para aplicar el aceite de flor de mosqueta en la piel y advertir sus beneficios es necesario masajear con el líquido la zona que queramos, hasta que s absorba por completo. Se recomienda aplicar, con posterioridad, un protector solar se emplea durante el día.

Por su parte, para mejorar el cabello, se echa el aceite las raíces y luego en el cuero cabelludo. Par que penetre con facilidad es oportuno dar pequeños golpecitos con un algodón humedecido sobre el cráneo.

Posteriormente, se debe masajear con la yema de los dedos y esperar durante unas dos horas. En ese tiempo el cabello debe estar envuelto en una toalla; tras el período señala se lava la cabeza como de forma habitual.

TÉ DE ROSA DE MOSQUETA

La rosa de mosqueta también es recomendable en tisana. Además de las ya citadas propiedades regeneradoras y rejuvenecedoras, es un buen diurético, estimulante para organismo, antioxidante, prepara al cuerpo y fortalece el sistema inmunológico.

El té de rosa de mosqueta es un buen suministrador de vitamina C. y disminuye el cansancio, la fatiga y la debilidad. Aunque es una bebida con sabor fuerte, es aconsejable injerirla debido a las grandes cantidades de betacarotenos naturales que suministra y que son importantes para el crecimiento de las células epiteliales de la piel, ojos vías digestivas y respiratorias.

La rosa de mosqueta posee un alto contenido de B-Caroteno, Vitamina C equivalente a ocho veces la del Kiwi, y 20 veces las del limón.



    
Aviso Legal   •   Condiciones de uso   •   Cookies   •   Trabaja con nosotros   •   Contacto